Mejor no repostar cuando hace calor

Se cree que conviene repostar cuando hace frío porque la gasolina, como todos los cuerpos, se dilata con el calor de manera que a igualdad de volumen tenemos menos cantidad de combustible.

Dos argumentos sujetan esta tesis:

  • el coeficiente de dilatación de la gasolina es 9,6×10-4, eso quiere decir que por cada grado centígrado que sube la temperatura, el volumen de la gasolina crece poco menos del 1 ‰. Un ejemplo práctico: llenando un depósito con 50 litros de gasolina que esté a 15ºC, conseguiríamos casi medio litro más que si la misma está a 25ºC.
  • su venta es por volumen y no por peso, por lo que en el caso del ejemplo anterior y con el precio actual (alrededor de 1,40 € para la de 98 octanos) ahorraríamos aproximadamente 70 céntimos (algo es algo, menos es nada).

Sin embargo, todo eso pierde importancia cuando consideramos que los depósitos de las gasolineras están enterrados, de manera que su temperatura (y por consecuencia su volumen) permanece prácticamente constante a pesar de las variaciones externas.

Fuente: Shell España

Foto: Rama

Autor: ¿Será cierto?

Compartir esta entrada en

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *