Salieri mató a Mozart

Mozart, uno de los más importantes músicos de la historia, murió con tan sólo 35 años. En su breve vida nos dejó más de 600 obras, entre las cuales había 41 sinfonías y 22 óperas, además de numerosas obras de cámara, vocales e instrumentales.

Su catálogo hubiera podido ser bastante más extenso, sin embargo su muerte llegó prematuramente dando pie al rumor que hubiera podido ser asesinado por otro músico, nada meno que el entonces maestro de capilla de la corte imperial de Viena, el italiano Antonio Salieri.

En realidad esta leyenda negra, que sigue teniendo muchos partidarios, tuvo mucho éxito y persistencia debido a que el tema era muy apropiado para la época histórico-artística que estaba surgiendo, el Romanticismo: intriga, misterio, sentimientos intensos (como la presunta envidia de Salieri hacia Mozart o la también presunta soberbia de Mozart), muertes violentas, y más situaciones extremas que venían a romper el equilibrio clásico.

El primero en romper el hielo, literariamente hablando, fue Aleksandr Pushkin, en 1830, con una de sus Pequeñas tragedias, cuyo título era simplemente Mozart y Salieri. Sólo habían pasado 5 años de la muerte de Salieri (casi 40 de la de Mozart), que ocurrió en el  hospital en el que estuvo internado, ciego y demente. Dos de las enfermeras relataron que una de sus obsesiones en su locura senil era el remordimiento por haber matado a Mozart.

Y así mismo nos lo contó Peter Shaffer en su obra teatral Amadeus que, tras su estreno en Londres tuvo más de 1.000 representaciones en Broadway y finalmente fue adaptada para la gran pantalla por el mismo autor bajo la dirección cinematográfica de Milos Forman, cosechando 8 Óscar de 11 las nominaciones recibidas.

Pero entonces, si Salieri no mató a Mozart, ¿cómo murió éste? Difícilmente lo sabremos con exactitud, debido a que en aquel momento los conocimientos médicos eran muy primitivos. Entre las hipótesis más recientes: fiebres reumáticas o síndrome nefrítico por infección de estreptococo.

Autor: ¿Será cierto?

Compartir esta entrada en

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *