Las jorobas de los camellos

La idea de que las jorobas de los camellos y dromedarios son una reserva de agua está bastante extendida aunque sea incorrecta.

Seguramente una de las razones por la que esta falsa creencia sigue creyéndose es porque estos animales son capaces de beber 100 litros de agua en tan sólo 10 minutos, lo que les permite, en caso de necesidad, estar un par de semanas sin beber, algo muy práctico en los climas desérticos (y en veranos especialmente calurosos como éste de 2015). Y lo más lógico es pensar que la almacenan en las jorobas.

Sin embargo éstas son depósitos de grasa, que en otros animales se reparte en distinta partes del cuerpo. En esa posición, además de constituir una importante reserva de energía, aíslan los órganos internos del animal del fuerte sol del desierto.

Autor: ¿Será cierto?

Compartir esta entrada en

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *