Las gambas aumentan el colesterol

Hay algunos alimentos que, a pesar de ser exquisitos, tienen una fama terrible respecto a sus efectos sobre la salud. Uno de ellos son las sabrosas gambas, que cargan con la leyenda negra de que son muy poco sanas por su elevado nivel de colesterol.

Y siendo ésto cierto, tiene sus matices, para felicidad de sus simpatizantes, ya que la mayoría del contenido dañino se acumula en la cabeza, mientras que las colas son mucho más sanas. Como además en la cabeza es donde se quedan los restos de las sustancias tóxicas que hayan podido llegar al animal, no comerla supone evitar el riesgo de intoxicación.

La conclusión es fácil de deducir: no chupar la cabeza de las gambas, aunque digan que “es lo más rico”, supone grandes ventajas.

Autor: ¿Será cierto?

Compartir esta entrada en

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *