Si no tienen pan, que coman pasteles

La reina francesa María Antonieta de Austria es famosa por sus caprichos, por su gusto por el lujo y el derroche y por haber muerto en la guillotina después de perder su trono tras la que probablemente sea la revolución popular más famosa de la historia, pero también por una frase que nunca pronunció.

Cuenta la leyenda que, cuando una muchedumbre hambrienta (por la escasez de productos básicos que sufría el pueblo como consecuencia del despilfarro de la Corte) se presentó en su palacio para pedirle cuentas, ella no tuvo ningún reparo en decir que si no tenían pan “qu’ils mangent de la brioche“, es decir, que comieran brioche (un dulce francés que se tradujo como “pastel”).

Y esta frase, que al parecer ayudó a que se convirtiera en una de las más odiadas reinas de la historia francesa, en realidad, según el filósofo Jean Jacques Rousseau, fue pronunciada bastante antes por otro noble personaje que, según varias versiones, podría haber sido la reina María Teresa, esposa del Rey Sol, la cortesana Madame de Montespan o bien una de las tías de la propria María Antonieta.

Fuente: Wikipedia

Foto: Joseph Ducreux

Autor: ¿Será cierto?

Compartir esta entrada en

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *