Cuando los nazis vinieron por los comunistas

El título de esta entrada son los últimos dos versos de un poema frecuentemente citado para evidenciar las consecuencias del desinterés hacia las injusticias y los abusos que no nos tocan directamente.

Cuando los nazis vinieron a buscar a los comunistas,
guardé silencio,
porque yo no era comunista.
Cuando encarcelaron a los socialdemócratas,
guardé silencio,
porque yo no era socialdemócrata.
Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas,
no protesté,
porque yo no era sindicalista.
Cuando vinieron a por los judíos,
no pronuncié palabra,
porque yo no era judío.
Cuando finalmente vinieron a por mí,
no había nadie más que pudiera protestar.

En gran parte de esas citas, sobre todo en las que aparecen en blogs y redes sociales, los versos se atribuyen al dramaturgo y poeta alemán Bertold Brecht, lo cual, aunque sea verosímil, es falso.

El verdadero autor de este poema es Martin Niemöller, un pastor luterano que, por su oposición al nazismo, fue arrestado y seguidamente deportado a los campos de concentración de Sachsenhausen y de Dachau, donde permaneció 8 años, siendo liberado por el ejercito aliado al final de la guerra. Sus años siguientes, hasta su muerte a la edad de 92 años en 1984, fueron marcados por un fuerte compromiso pacifista, destacándose su activismo en favor del desarme nuclear y contra la guerra de Vietnam.

Autor: ¿Será cierto?

Compartir esta entrada en

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *