El tiramisú se hace con nata

Hoy en día se encuentran bastantes variaciones sobre la receta original del tiramisú, un dulce típico de la cocina italiana. Los bizcochos de soletilla (en Italia conocidos como savoiardi por haber sido inventados en el siglo XV en la corte del Duque de Saboya) se encuentran a menudo remplazados por otro tipo de bizcocho o de galleta seca; también es frecuente encontrarlo con el añadido de algún licor que combine bien con el café, cambios que no desvirtúan el sabor original de este dulce.

Sin embargo, hay un reemplazo que suele encontrarse bastante aquí en España, ya sea por la relativa dificultad para encontrar el ingrediente original o por el mayor coste de éste, que sí es recomendable evitar si no queremos que se pierda la esencia de este postre: la sustitución del mascarpone por nata montada.

En efecto, el elemento fundamental del tiramisú es la llamada crema mascarpone, que también se suele comer tal cual o acompañada de algunas pastas de té y que, como sugiere el nombre, se realiza con ese queso fresco de consistencia y sabor tan peculiares.

Se podría objetar que el mascarpone a su vez se hace con nata, pero éste se elabora con un procedimiento que modifica bastante sus cualidades organolépticas, además de las nutricionales. Se trata de la coagulación ácido-térmica: se calienta la nata junto con ácido cítrico o acético a altas temperaturas (hasta 90º o 95º) durante 5 o 10 minutos, lo que produce la coagulación de la caseína presente transformando la crema de leche en queso.

Fuentes: LaRestano y Wikipedia

Foto: Raffaele Diomede

Autor: ¿Será cierto?

Compartir esta entrada en

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *