Los murciélagos son ciegos

Los murciélagos, extraños mamíferos alados de aspecto inquietante, tienen bastante mala fama. Se dice de ellos que chupan la sangre (solamente tres especies entre más de mil se alimentan de sangre, y todas ellas viven en Sudamérica), que una de sus aficiones favoritas es enredarse en el pelo de quienes se encuentran en su camino y que son ciegos.

Esta última creencia, causada probablemente por la idea de que, teniendo un sistema de orientación por medio del sonido (ecolocalización) muy sofisticado, no necesitaban la vista, es falsa. Los murciélagos ven solamente un poco peor que nosotros los humanos.

Pero eso no es todo. Estos increíbles seres utilizan, según un estudio científico del doctor Richard Holland publicado por la revista Nature, hasta cuatro variables cuando guían sus vuelos: la vista, el sistema de sónar de ultrasonidos para crear un mapa de su entorno, el magnetismo terrestre (son capaces de identificar el Polo Norte) y un sistema para identificar la luz polarizada del Sol durante el ocaso y así poder orientarse según la posición de éste.

Sabiendo esto, no resulta extraño verles volar al anochecer a una velocidad de locura pero sin chocar jamás con ningún obstáculo. ¡Tienen sus trucos!

Autor: ¿Será cierto?

Compartir esta entrada en

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *