Uñas y pelo siguen creciendo tras la muerte

La creencia de que tras la muerte las uñas y el pelo siguen creciendo es bastante común. Las muchas personas que han observado ese supuesto crecimiento no han mentido, aunque tampoco estaban en lo cierto, pues estamos en presencia de otro mito: las uñas y el pelo no pueden seguir creciendo porque la muerte de una persona implica la muerte de todas sus células, incluyendo las encargadas de esa función, es decir la matriz germinal de la uña y la matriz del folículo piloso respectivamente.

Entonces ¿por qué no dudamos de la buena fe de los que afirman haber visto los resultados de este crecimiento post mortem? Porque efectivamente han visto algo que les ha llevado a esa conclusión equivocada.

Tras la muerte, el cuerpo sufre una fuerte deshidratación que no afecta a uñas y pelo, compuestos principalmente por queratina. Sin embargo los tejidos próximos a éstos sí se deshidratan, disminuyendo drásticamente su volumen y dejando al descubierto la porción de uña y de pelo previamente cubiertos por piel o cuero cabelludo. En el caso de la uñas, además, debido a la retracción de la punta y de la yema del dedo, la parte de la uña que sobresale es mayor.

Fuente: BBC

Imagen: Wikimedia Commons

Autor: ¿Será cierto?

Compartir esta entrada en

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *