Las baterías tienen efecto memoria

No ha pasado demasiado tiempo desde que, cuando comprábamos un teléfono móvil nuevo, teníamos que dejarlo al menos doce horas cargando antes de poder usarlo. Y creo que a la mayoría de nosotros nos pasa que, cuando adquirimos un nuevo ordenador o smartphone, nos hacemos una serie de preguntas parecidas:

¿Puedo usarlo desde el primer momento, sin tener que cargarlo muchas horas?

¿Tengo que dejar descargar la batería completamente antes de conectarlo para volverlo a cargar? Si no lo hago, ¿perjudicaré el funcionamiento de la batería, que sufrirá el llamado efecto memoria?

Aclaración: el efecto memoria es es un fenómeno que reduce la capacidad de las baterías cuando se realizan cargas incompletas. Al cargar una batería sin haber sido descargada del todo aparecen cristales que impiden la correcta carga y terminan estropeando la batería.

Este fenómeno era común en pilas de níquel-cadmio utilizadas durante mucho tiempo, pero no sucede en las de litio, que se pueden cargar sin problemas y desde cualquier capacidad.

Otras ventajas de las nuevas baterías son su ligereza para una mayor capacidad de carga, que ésta, además, se realiza en menos tiempo y que normalmente vienen de fábrica con un 40 % de energía.

Sus cuidados no son difíciles: para que nos duren lo más posible basta con mantenerlas a salvo del calor excesivo, dejarlas descargar cada cierto tiempo como máximo al 5 % y volver a cargarlas lo antes posible, ya que mantenerlas descargadas también puede perjudicar su vida útil.

Así que, la próxima vez que compremos un teléfono móvil, una tableta o un ordenador, ya sabemos que no tenemos que esperar horas de carga. Sólo tendremos que desempaquetar y ¡a disfrutar!

Autor: ¿Será cierto?

Compartir esta entrada en

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *