Marco Polo trajo la pasta de China

La hipótesis de que la pasta habría llegado a Europa de China no tendría nada de descabellado, sobre todo tras el hallazgo en 2005 de lo que parecen ser los restos fósiles del fideo más antiguo del mundo, datados hace unos 4.000 años, descubrimiento que nos empuja a creer que fueron los chinos los primeros en degustarla.

Lo que no parece estar tan claro, a pesar de ser una historia bastante conocida y creída, es que fuera Marco Polo el que la trajera a nuestro continente a la vuelta de unos de sus viajes a Oriente.

¿Por qué no? Porque ya en el siglo I a. C. el poeta romano Horacio mencionaba en sus escritos los lagana, unas tiras de masa hechas de harina y que le gustaban mucho. El médico griego Galeno también describió en alguna de sus obras los itrion, especie de fideos hechos de harina y agua. En el Talmud de Jerusalén se cita el itrium como una masa cocida que se consumía habitualmente en Palestina entre los siglos V y III a. C. También un tratado árabe del siglo IX hace referencia a los itriyya, tiras alargadas hechas de semolina que se dejaban secar antes de cocer, que se fabricaban en Sicilia para su exportación.

En cualquier caso, sea su origen griego, romano o chino, la pasta es uno de los alimentos que más se consume en todo nuestro planeta, por ser muy sano, económico y estar muy rico.

Autor: ¿Será cierto?

Compartir esta entrada en

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *